Eh Aqui mi Pelicula favorita “La Novena Puerta” junto con la de “Eraser Head”.

La historia está basada en el bestseller: “El Club Dumas”, del español Arturo Perez-Reverte. Un adinerado coleccionista de libros raros y experto en demonología -Boris Balkan (Frank Langella)-, le encomienda a un rastreador de ejemplares únicos o “difíciles”, llamado Dean Corso (Johnny Depp), encontrar los otros dos ejemplares (él ya tiene el tercero en su poder) existentes de un libro antiquísimo llamado La Novena Puerta, el Reino de las Sombras.

La misión de este mercenario pseudodetective, es identificar cuál de ellos es el verdadero. El libro en cuestión tiene 9 grabados, algunos de los cuales están firmados por un tal Torchia y otros por el mismísimo Lucifer (LCF). Corso queda atrapado por la intriga y terminará descubriendo que los tres libros son en alguna medida auténticos. Los nueve grabados contenidos en aquellas viejas páginas, supuestamente, son claves que le permiten al feliz poseedor de ellos reunirse con el Señor de las Tinieblas.

La resolución del enigma implica desplazarse a España y Francia para inspeccionar detenidamente las diferencias entre uno y otro libro. Prontamente se dará cuenta que la viuda de Telfer (Lena Olin) con la que ya tuvo un encuentro cercano, también está tras un libro pero en una dirección errónea. En esta lucha, Corso tiene una aliada nada normal, una especie de “ángel guardián”, que encarna la atractiva y sensual Emmanuelle Seigner. Corso, ya obsesionado, demuestra ser el “más apto” para apersonarse ante el poderoso LCF.

Con The Ninth Gate, el último film de Roman Polanski, se abre una interrogante molesta pero imperiosa. El tiempo sin filmar, atrofia los sentidos del director? Un realizador que fue exitoso hace algunos años, puede reinsertarse fácilmente en el reducto del cine contemporáneo que avanza a saltos y trompadas?

La postura de Polanski es clara, no se deja llevar por las modas y sabe que lo suyo está definido por una impronta que podría remitir a una “vieja escuela”, pero que sin duda es el único que puede todavía esgrimirla sin caer en el ridículo. De hecho, fue uno de los primeros directores que hizo del suspenso un herramienta de trabajo y aún hoy se esmera en consegir una atmósfera que lo potencie. Tal vez lo más atractivo del film sea justamente ese aroma europeo y anti-glamour que emana el film.

La historia de Perez-Reverte no es nada genial y Polanski hace lo que puede con algunas incongruencias que saltan a la vista. El guión tampoco es gran cosa, por momentos peca de ingenuo y en otros se recupera levemente.

Depp, en el papel de mercenario, es exactamente lo que se espera de él. El resto de los actores cumple con corrección. Seigner, bellísima aún a cara lavada, es una incógnita. Hay un par de escenas muy mal logradas y otras que son piezas contundentes de un texto fílmico desarrollado por un cineasta con oficio y madurez (ej. Baronesa Kessler en su silla de ruedas).

El film carece de buenos efectos especiales, sólo resta pestañear largo y abrir en el siguiente plano. Una impecable fotografía de Darius Khondji (“Se7en”, “Alien, la Resurreción”, “Delicatessen”, etc.) es el soporte perfecto para la mirada polanskiana, ayudado por la rotunda maestría de Wojciech Kilar, construyendo el clima musical con reminisencias clásicas del género. Todavía en “La Muerte y la Doncella” era más concreto y directo. Ahora, las riendas de la narración que Polanski tira, no están tensas y seguras. Se siente una leve duda en este proyecto. Creo que las interrogantes son salvadas por Polanski con dignidad aunque no llegue al nivel de películas brillantes a su haber, como “Repulsión”, “El Inquilino”, “El cuchillo bajo el agua” y otras más.

Polanski siempre puede regresar y su visión, ajena a los prejuicios morales de la masa, siempre es mejor que esté a que desaparezca.

Andrés San Martín

No hay un Roman Polanski, sino varios. Uno nos tiene acostumbrados a obras que convirtieron a la neurosis, la psicosis y la paranoia en excelsos materiales cinematográficos: Repulsión –el segundo y acaso más redondo de sus films–, El bebé de Rosemary, El inquilino y, entre los últimos, Perversa luna de hiel y La muerte y la doncella tienen que ver con él. Otro Polanski acumula títulos alegremente anodinos, como Qué?, de 1973, y otros que lo son en parte (no alegres, sino anodinos), como Cul De Sac, al que una vez citó como su favorito. Un tercer Polanski, más reciente, ofrece un puñado de películas “de encargo” que no reflejan su genialidad pero sí su oficio, pugnando por abrirse paso entre recetas formales y argumentos desafortunados. Ocurrió con Búsqueda frenética, y vuelve a suceder acá.

Todo empieza con otro encargo. El que lo debe ejecutar ya no es Polanski sino Dean Corso, el mercader de libros raros que La última puerta encomendó a Johnny Depp. Corso es tan raro como los libros antiguos que rastrea, compra (siempre a precio vil) y vende por fortunas: recatado, huraño, ciertamente estafador y sin embargo algo querible, tal vez por la pasión con la que se entrega a tan singular oficio. Uno de sus clientes, Boris Balkan (Frank Langella, quien supo interpretar a Drácula), posee una de las tres copias existentes de “La novena puerta”, libro del 1700 consagrado a las invocaciones satánicas y, según leyendas, coescrito por el mismísimo Diablo. Balkan quiere que Corso viaje a Europa para rastrear el paradero de los otros dos volúmenes y compararlos con el suyo, ya que algo le dice que sólo uno de ellos es el original. Sólo Dios –o Lucifer– sabe cuál es el interés real de Balkan. Pero la oferta es millonaria y Corso acepta el desafío.

Los incunables que desfilan por la pantalla se conjugan con una compacta galería de personajes estrambóticos, tanto o más desvelados que el protagonista por las mismas reliquias, actualizando algunos viejos temas de Polanski. El puente es la obsesión. Y la escenografía, estupendamente diseñada por ese célebre escudero de Francis Coppola que es Dean Tavoularis, evoca más de un sugestivo clima polanskiano de otrora. Lo que resta es una larga (muy larga: el film dura dos horas y fracción) maratón por vistosas locaciones de Portugal y Francia.

Más allá de la gracia de unas pocas criaturas (hay dos hermanos libreros que recuerdan a los simpáticos Hernández y Fernández de las aventuras de Tintín), este paseo por Europa resulta engorroso. Tiene algo de James Bond: una condesa y ciertos ricachones levemente villanescos y, más en general, el plan turístico. Pero le falta la acción que, para bien o para mal, siempre acompaña a las hazañas de 007. Y que aquí no ha sido reemplazada por vuelo alguno del guión, aunque han sido tres, a falta de uno, los encargados de adaptar la novela original de Arturo Pérez-Reverte. Lo peor es la inclusión de Emanuelle Seigner (esa beldad que el viejo Roman tiene por esposa) como ángel guardián del protagonista. Especie de superpiba invulnerable, mal actuada, ensalzada por efectos especiales espantosos (llega a volar en cámara lenta), lo de Seigner no atenúa el tedio: lo aproxima a la ridiculez.

La última media hora depara algo de acción, pero no es de las mejores. El ritual de magnates satánicos ofrece menos, mucho menos de lo mismo que Ojos bien cerrados, de Stanley Kubrick. Y el clímax, que es a todo trapo, transpira una malignidad epidérmica, inverosímil, propia de las caricaturas terroríficas con las que suele castigarnos la televisión.

Lucas Corso is a bibliophilic mercenary in the middle of two searches. He needs to prove if a manuscript of The Three Musketeers is genuine. He must also find the solution to the enigma of a diabolic book, burned with the printer in 1667, and of which only two other copies are known. The mystery leads him from the Holy Office to books condemned by the Vatican, from dusty old bookstores to the most select libraries owned by important international collectors.

Más información

El club Dumas
Escrito por Arturo Pérez-Reverte
Edition: 5, illustrated
Publicado por Alfaguara, 1998
ISBN 8420429775, 9788420429779
493 páginas

https://i2.wp.com/img115.imageshack.us/img115/9223/b000nqrr1q01lzzzzzzz.jpg

Anuncios

Acerca de eraserheadyea

i like eraser head, from david mmmm...amo los videojuegos(zelda) jjjajajaa... Ver todas las entradas de eraserheadyea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: